QUE ENTENDEMOS POR APRENDER MATEMATICA EN EDUCACION INICIAL PDF

Share Button



Nuestras creencias, es decir, nuestra visión particular de las matemáticas
influyen en nuestra práctica pedagógica, en lo que hacemos en el aula y en
cómo aprenden nuestros niños1.
A continuación, presentamos algunas situaciones que nos permitirán reflexionar
sobre el aprendizaje y la enseñanza de la matemática en Educación Inicial.
Ana y Carlos están jugando en el sector construcción.
Situación 1
Situación 2
Durante el refrigerio, Juana y Andrés conversan.
Mira, tengo más
galletas que tú.
Mi torre está No, esa no…
más alta…
Toma, pon
esta.
entendemos por aprender matemática?
¿Qué ocurre en las situaciones observadas? ¿Qué están haciendo los
niños?
En las situaciones presentadas, podemos ver que los niños, en sus experiencias
cotidianas, observan y exploran los objetos, además de establecer relaciones
de manera intuitiva entre ellos.
Por ejemplo, Carlos, al armar su torre, va colocando intuitivamente un cubo azul
y un cubo rojo. Es así como forma su propia sucesión ordenada, sin saber que
lo que está haciendo se denomina “secuencia”. Por eso, cuando Ana trata de
colocar un cubo de otro color, él le indica que no va ahí.
Asimismo, Juana, al comer su refrigerio durante la hora de la lonchera, observa
y compara sus galletas con las que tiene Andrés y concluye que ella tiene más.
En estas situaciones espontáneas, las cuales surgen en el aula, los niños están
desarrollando su pensamiento matemático.
Un día, al finalizar la jornada de trabajo, la docente Rosa del aula naranja se
encuentra con la docente María del aula rosada. Ambas trabajan con niños de
cinco años y entablan el siguiente diálogo:
¡He logrado que
mis niños de 5
años cuenten
hasta 30!
Claro que sí, pero
yo les he explicado
que para llegar a
comprender qué
es el número,
debemos
desarrollar,
primero, nociones
y habilidades que
les servirán de base
para el aprendizaje
de la matemática.
Pero si saben
contar…
Además, los
padres de
familia me
piden que les
deje tarea de
suma y resta.
¿A ti no?
Yo no los
adelanto… los
estoy preparando
para la Primaria,
además, pienso
que no debemos
limitarlos, porque
los padres se
quejan de que
siempre estamos
jugando.
Yo también
Ahora que lo mencionas… creo que tienes
razón. Porque mi Carmencita a veces se
olvida rápido lo que hacemos… Lo mismo
me pasa con Jaime y con José…
¡Cuentan hasta
30! ¿Por qué los
adelantas?
pensaba como
tú y comprendo
lo que dices…
pero lo único
que conseguirás
es lograr que los
chicos aprendan
de memoria los
números y no
comprendan su
significado.
Situación 3
¿Qué ocurre en esta situación? ¿Aprender los números es aprender a
contar?
En la situación observada, podemos ver que la docente María está contenta
porque sus niños cuentan hasta 30, y lo que a su vez, tiene contentos a los
padres de familia. Sin embargo, en el diálogo con su compañera Rosa, esta le
dice que para llegar a comprender el número, se requiere desarrollar primero
nociones y habilidades. María se da cuenta de que los niños rápidamente se
olvidan de lo aprendido y comienza a reflexionar sobre su práctica.
No debemos olvidar que el conteo forma parte del proceso para la construcción
del número. Por tal motivo, aprender los números no es solamente recitarlos, sino
adquirir la habilidad de contar desarrollando una serie de subhabilidades que
van más allá de la simple memorización de una secuencia numérica verbal. Para
que los niños adquieran esta habilidad de contar, es importante que dominen
cinco principios como lo señalan Gelman y Gallistel (1978): correspondencia
término a término, ordenación estable, abstracción, no pertinencia del orden y
cardinalidad. Más adelante, explicaremos cada uno de esos principios.
Al final de un día de clases en el Jardín 118, las docentes Teresa y Nora conversan
sobre sus experiencias en el aula.
Para q ue los niños aprendan “los números”, es necesario desarrollar otras nociones matemáticas,
como la clasificación, la seriación y la correspondencia.
La noción de número se adquiere de manera progresiva y continua, por lo que es inútil ens eñarles
a recitar los números de memoria y trabajar operaciones cuando aún no saben enumerar. Si no
se han desarrollado las nociones básicas que p ermiten construir la noción de número, pueden
surgir dific ultades posteriores que tendrán consecuencias en el aprendizaje de las matemáticas.
En Educ ación Inicial es indispensa ble que los niños ma nipulen diversos materiales concretos y que
des arrollen actividades lúdicas que les permitan construir la noción de número. En consecuencia
no se debe reducir su aprendizaje a la memorización y a la enseñanza con lápiz y papel.
OJO CON ESTE DATO:
Nora, te cuento que
estamos en el proyecto
de “Las plantas de mi
comunidad” y he visto
que mis niños han
seguido una secuencia
con las piedritas para
cercar las plantas del
jardín.
¿Así?
¿Cuéntame
como lo han
hecho?
Situación 4
Les puse seis piedritas
pintadas de colores,
una roja, otra azul y una
amarilla, y ellos solos
ordenaron las demás
siguiendo el modelo.
¿Lo que has
trabajado no es
secuencia?
Has trabajado la
secuencia por color.
Hoy yo he trabajado la
seriación; nos hemos
ordenado por tamaño
para saber quién era el
más alto del salón.
¿Qué,
secuencia y
seriación no
son lo mismo?
Teresa y Nora están trabajando aspectos que tienen que ver con
ordenamiento, ¿será lo mismo secuencia que seriación?
En ambos conceptos matemáticos, se trata de ordenar objetos o personas según
un criterio determinado. Cuando usamos el término “secuencia”, nos referimos
a todos los casos de ordenamiento.
En el caso del ordenamiento cíclico, más conocido como secuencia, se
establece un patrón que se repite, donde el ordenamiento es por color, forma,
tamaño, posición, etc. Esto quiere decir que se forma una secuencia cuando el
niño reconoce el modelo (patrón) y lo repite. Por ejemplo: al elaborar un collar
de cuentas de colores, fijamos un patrón de una cuenta roja, una azul y una
amarilla. Es importante mostrarlo tres veces para que el niño lo reconozca y
pueda repetirlo. Este ciclo de rojo, azul y amarillo se puede repetir la cantidad de
veces que sea necesario para armar el collar.
Aquí tenemos
una secuencia
de patrones.
Asimismo, cuando proponemos elaborar una cenefa de formas como, por
ejemplo, un triángulo, un cuadrado y un círculo, un triángulo, un cuadrado y un
círculo, podemos repetirlo cuantas veces sean necesarias para armar la cenefa.
A este modelo que se repite le llamamos patrón. En el diálogo presentado, nos
referimos a patrón cuando los niños de Teresa colocan alternadamente las
piedras: una roja, una azul, una amarilla, una roja, una azul y una amarilla…
identificando el patrón (rojo, azul y amarillo) repitiéndolo y así formaron su
cerca realizando una secuencia. Este tipo de actividad le permitirá al niño tener
una noción de orden. Por ello, es necesario enfatizar que, en las actividades
lúdicas y en situaciones cotidianas, se propicie el desarrollo de la percepción
y la discriminación visual en los niños, con el fin que no tengan dificultades
para identificar patrones y, por lo tanto, puedan crear sus propios diseños. Por
ejemplo, cuando hacen cenefas, cuando decoran los carteles para los sectores
o cuando reproducen posiciones corporales, sonidos onomatopéyicos de
animales, de instrumentos, etc.
En el caso del ordenamiento en serie más conocido como seriación, el
ordenamiento es de una colección de objetos con una misma característica
(tamaño, grosor, etc.), es decir, los objetos se comparan uno a uno y se va
estableciendo la relación de orden “…es más grande que…, …es más
pequeño que…, … es más grueso que…, …es más delgado que…”. Cuando
se ordenan objetos según tamaño (de menor a mayor o viceversa, de más a
menos o viceversa) tenemos una serie.
Entonces, para concluir, podemos decir que:
Teresa trabajó con patrones, lo que les permitió a los niños tener una secuencia
de orden con base en la observación de las piedras de colores, identificando el
modelo o patrón a seguir. Por su parte, Nora trabajó la seriación, comparando
la estatura de los niños, estableciendo la relación de orden según el tamaño,
del más bajo al más alto.
Recuerda que es importante la manipulación del material concreto para
que estas h abilidades se desarrollen, brindándole la oportunidad al niño
d e crear, com unicar y expres ar sus diseños.
OJO CON ESTE DATO:
De grande a
pequeño.
¿Y cómo has ordenado
las loncheras?
Con la actividad que realizó la docente Nora, logró ponerlos en contacto con
la serie de menor a mayor. Posteriormente, podrá trabajar series de cantidad
hasta llegar a la serie numérica, utilizando bloques de madera o los juegos de
construcción del módulo de Matemática repartido por el Ministerio de Educación.
“Aprender matemática es más que aprender los números y
saber contar. Los niños en este nivel necesitan de experiencias
diversas que les permitan construir la noción de número”.
Este tipo de ordenamientos se d eben trabajar desde el nivel de Educación
Inicial, brindándoles a los niños las oportunidades que les permi tan
experimentarlos con su cuerpo, con posicio nes, con sonidos, con material
concreto estructurado y no estructurado en situaciones de juego. Esto
facilitará la adquisición d e la construcción de la noción de núm ero.
OJO CON ESTE DATO:
Los niños de Teresa han
realizado una secuencia
de piedras de tres colores,
rojo, azul,amarillo.
Los estudiantes de
Nora han realizado una
seriación, del más bajo al
más alto.