EL NÚMERO CERO DEFINICIÓN E HISTORIA EN PDF Y VIDEOS

Share Button

Conozcamos el número cero
Relacionando el manejo de los objetos, hacer que los niños y las niñas comprendan el significado del número cero, la lectura y la escritura.Como el número cero no se puede representar directamente con objetos, inducir su significado en dos formas: una, comparando con otras cantidades, y otra, quitando uno a uno los elementos de un conjunto, siempre relacionado con situaciones de la vida cotidiana de los niños y las niñas.

CLICK AQUI PARA VER PDF    ****
CLICK AQUI PARA VER PDF 1   ****

CLICK AQUI PARA VER PDF 2   ****

El número cero tiene tres significados:
1: Expresa el punto de partida.
2: Expresa que no hay elementos en una colección.
3: Expresa la posición vacía en la numeración decimal.

Para determinar su importancia es imprescindible empezar obteniendo
información sobre el mismo, luego, con dicha información poder lograr
conectores o elementos destacados que pueden darnos una idea de su
importancia. También podemos inferir los resultados mediante comparación
de los distintos elementos encontrados y finalmente, mediante un análisis de
lo obtenido y mi experiencia, poder lograr una síntesis del tema investigado.
La historia del número cero y de su entrada en la Europa cristiana
durante la Edad Media, atrapó a los lectores estadounidenses durante el
2000, año de grandes cambios y con muchos ceros.
Varios libros se ocuparon del tema y de sus implicancias filosóficas,
artísticas, religiosas y matemáticas. Entre ellos Zero, the biography of a
dangerous idea de Charles Seife y The nothing that is: a natural history of
Zero, de Robert Kaplan.
La Grecia clásica, que tanto influyó en Roma y luego en el cristianismo,
estaba obsesionada con la proporción. Aristóteles había dicho que el cosmos
no era infinito. La teología católica, que se desarrolló a partir de la filosofía de
Aristóteles, “no podía aceptar el cero, que estaba asociado a la idea del
vacío, la nada, el infinito. Estas eran nociones heréticas para el cristianismo”,
dice Seife. Por eso fue rechazado durante buena parte de la Edad Media,
hasta que penetró a través de los mercaderes italianos de Génova y Venecia,
que comerciaban con el Islam.
En el año 1202 el matemático italiano Leonardo Fibonacci escribió un
texto sobre los números arábigos, El libro del ábaco, inspirándose en el
tratado de álgebra escrito en el siglo VIII por el matemático árabe Muhammad
Ibn al-Khwarizmi.
La idea del cero y el álgebra se desarrolló en la India desde el siglo V
antes de Cristo. Allí varias religiones aceptaron la creación del mundo a partir
de la nada. Los árabes transmitieron esa sabiduría matemática a Europa con la expansión del Islam. Los judíos también la incorporaron a la Cábala, su
tradición mística, para crear la numerología.
Ya en Europa, el cero permitió el cálculo infinitesimal, la matemática
financiera y mucho más. Desde la física de Isaac Newton hasta la geometría
proyectiva de Georg Reinmann, las teorías de Albert Einstein y Max Planck
sobre la relatividad y la mecánica cuántica.

Historia del Número Cero
El número cero apareció por primera vez en Babilonia alrededor del
año 2000 a. C. Estos escribían en arcilla sin cocer o sobre tablillas. Utilizaban
un sistema de base 60 en la cual no se podía distinguir la escritura del
número 23 del 203. Fue alrededor del año 400 a. C. que comenzaron a
colocar símbolos de dos cuñas en los lugares donde, en el sistema decimal,
se escribiría el cero; es decir, se leía 2 ‘ ‘ 3 (dos, varios, tres).
También se encontraron otras formas de representar el número cero.
En tablas encontradas en una antigua ciudad de la Mesopotamia (al este de
Babilonia) que datan del año 700 a. C. se lo representaba con una notación
de tres ganchos.
El cero tal como lo conocemos surgió en Masoamérica, civilizaciones
Olmecas y Mayas, alrededor del 36 a. C., existiendo documentación que lo
comprueba.
Claudio Ptolomeo en su escrito “Almagesto”, escrito en 130 d. C.,
usaba el valor vacío o 0 en conjunción con el sistema babilónico. Ptolomeo lo
empleaba entre dígitos o al final del número pero como signo de puntuación.
Siglos después, en la India, alrededor del 876 d. C. aparece el uso del
cero para denotar un lugar vacío, incluyéndolo como cifra; pero fueron los
árabes quienes lo introdujeron en Europa.
El primer matemático importante que hizo uso del signo “0”, hacia el
año 810 d. C., fue el árabe Muhammad Ibn Musa al-Khwarizmi,
La palabra “cero” proviene de la traducción de su nombre en sánscrito
“shunya” (vacío) al árabe “sifr” (KLM), a través del italiano.
Los mayas alrededor del año 36 a. C. utilizaban un sistema de
numeración vigesimal (de base 20) con la inclusión de un símbolo para el
número cero.
Números